El fin de la erudición


IGNACIO SÁNCHEZ-CUENCA. El País, 04/06/2011

En la clasificación universal de los pelmazos, el erudito sobresale por encima de todos los demás. Resulta más insoportable incluso que el pedante. Aunque el pedante sea una figura unánimemente vilipendiada, conviene recordar que, a diferencia del erudito, tiene cierta querencia por hacer el ridículo ante los demás, lo cual acaba provocando la hilaridad general. El erudito, en cambio, ni siquiera mueve a la risa. El erudito es un personaje profundamente irritante... (Pulsar aquí para seguir leyendo este artículo)

ELPAIS.COM

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada