Carta abierta a la sociedad de un joven de 26 años que padece esclerosis múltiple




El pasado día 8 de julio de 2012 se celebró la última edición de la campaña “Mójate por la Esclerosis Múltiple (EM)”, una iniciativa solidaria que pretende sensibilizar a la sociedad sobre esta enfermedad, que afecta a más de 400.000 personas en Europa - a unas 46.000 en España - y apoyar a quienes la padecen y a sus familias. Iniciada en Cataluña en el año 1.994 por la Fundación Esclerosis Múltiple, el “Mójate” se ha convertido en uno de los actos de solidaridad más importantes de España. La campaña consiste en que las personas que vayan a alguna de las más de 900 playas y piscinas participantes en la misma naden en solidaridad con las personas con EM.

Con la carta que se publica a continuación, que se ha colado hoy mismo en mi ordenador de forma silenciosa, quiero "mojarme" yo también por la Esclerosis Múltiple; y hacer al mismo tiempo una contribución más en favor de una "ciudad" más inclusiva, de un mundo en el que prime la justicia, la igualdad, el compromiso solidario y los derechos humanos.

J. E. Palomero

_________________________________

Carta abierta a la sociedad de un joven de 26 años que padece esclerosis múltiple (Carlos Palomero Mesonero)


"El motivo de esta carta es poner en conocimiento de la sociedad una falta absoluta de respeto y una violación civil que he sufrido el pasado día 7 de septiembre.  

Me encontraba paseando por la ciudad de Madrid, en concreto en la Dehesa de la Villa y entonces pedí a un taxista que me llevase a Franco Rodríguez 88, aproximadamente a un kilómetro de distancia de donde me encontraba, a lo cual se negó con el pretexto de que estaba muy cerca: ¡No, no se suba, porque a mi no me conviene, está al lado y yo no le gano ni 5 euros...

Pero yo soy un joven de 26 años afectado de esclerosis múltiple, que camino con mucha dificultad, con una muleta y con fatiga, tanto que en ese momento no podía caminar erguido…

Le dije: ¿Cómo?, y él me contestó que no era problema suyo. 

Ante esa respuesta realmente indecente, en especial cuando se le da a alguien con una minusvalía, me quedé en blanco, atónito, perplejo, estupefacto, sin palabras, aunque quien más perdió fue el taxista, pues además del dinero, que es lo de menos, con su actitud tan deplorable lo perdió TODO como persona.

No le cogí el número de placa ni la matrícula porque en ese momento me quedé sin capacidad de reacción...  En mi vida jamás me había sucedido que un taxi, un “servicio público”, me negase un trayecto, sin importar la distancia. 

Allí estaba yo en estado de indefensión absoluta, preguntándome si no sería una obligación para el taxista llevarme, mientras que de malas maneras, como pude y apoyándome en cada farola de la calle, logré  (¡Sí, sí… digo logré! porque me costó un mundo, ya que mi cuerpo y mis piernas no me respondían en ese momento por la fatiga) llegar al cuartel de la Policía Nacional. 

Allí, muy amables, me dieron agua y llamaron a un taxi. Le conté a la policía lo ocurrido y contestando la pregunta antes expuesta me dijeron que SÍ. ¡Sí, sí!, los taxis son un servicio público y aquel taxista estaba obligado a trasladarme aunque hubiese sido a tan sólo 20 metros. 

Le estoy muy agradecido a los policías jóvenes que me ayudaron y al taxista que me llevó después, ese era muy amable, pero me dio un coraje terrible lo que me dijo el primero, porque eso no tiene nombre y lo quiero poner en conocimiento de la gente...

¿Sabéis?, por desgracia me tocó a mi tener esclerosis múltiple, pero le puede llegar a cualquiera de vosotros, lectores y lectoras de esta carta. Es una lotería, y te puede tocar a ti o a cualquier otra persona. 

Muchas gracias de nuevo a la Policía Nacional por su ayuda, en concreto a los de ese cuartel. Y al señor que me llevó en su taxi.

Voy a divulgar esta carta por tantos medios de comunicación como sea posible, a cada periódico, e incluso al Ayuntamiento de Madrid aunque no sirva de mucho, y al centro de Asdem de Madrid..., para que se entere toda España de que camino con dificultad, con una muleta y con fatiga, y si me ponen más “barreras” no se...  Léanse el artículo 14 de la Constitución. Si no se respeta el derecho a la igualdad no se dónde iremos a parar... Gracias. 

Carlos Palomero Mesonero."

1 comentarios:

Carlos dijo...

ningun ser humano puede ser ilegal,lo ilegal es q un ser humano no tnga dignidad....graciass tio¡¡ya hablaremos :) yo tgo un problema,unna enfermedad xo,No soy un problema ni un enfermo."Quien esté libre de pecado tire la primera piedra..." :)

Publicar un comentario en la entrada