La formación del profesorado, una interesante paradoja













“Imaginemos una escuela de natación que se dedicara un año a enseñar anatomía y fisiología de la natación, psicología del nadador, química del agua y formación de los océanos, costes unitarios de las piscinas por usuario, sociología de la natación, antropología de la natación y, desde luego, la historia mundial de la natación desde los egipcios hasta nuestros días. Todo esto, evidentemente, a base de cursos magistrales, libros y pizarras, pero sin agua. En una segunda etapa se llevaría a los alumnos- nadadores a observar durante varios meses a nadadores experimentados y, después de esta sólida preparación, se les lanzaría al mar, en aguas bien profundas, en un día de temporal de enero.” (J. BUSQUETS)

Aprovechamos esta interesante paradoja para favorecer y avivar el debate en torno a si la formación inicial que recibe el profesorado de los diferentes niveles del sistema educativo (infantil, primaria, secundaria y universidad), es o no la más adecuada para que los futuros profesores aprendan a nadar por las aguas profundas, y a veces revueltas, de las aulas.

__________

Paradoja de J. BUSQUETS, citada por BLANCO NIETO, L. J. (2004). El camino para ser profesor en secundaria y bachillerato. Aula libre. El País, 25 de octubre de 2004, 37.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada