PROFE.10. Humberto Maturana y José Gimeno, nuevos doctores Honoris Causa por la Universidad de Málaga

Los pedagogos Humberto Maturana y José Gimeno, nuevos doctores Honoris Causa por la UMA

Publicado el 09-11-2010 16:40

MÁLAGA.- Humberto Maturana Romesín y José Gimeno Sacristán, ambos pensadores y pedagogos, ingresaron hoy en el Claustro de la Universidad de Málaga al ser nombrados Doctores Honoris Causa por esta institución académica. La rectora, Adelaida de la Calle, les entregó los elementos acreditativos de tal honor: el título, el birrete, los guantes, el Libro de la Ciencia y el anillo, en una ceremonia celebrada en la Facultad de Derecho.

Maturana fue apadrinado por el catedrático de Didáctica y Organización Escolar de la UMA Miguel López Melero, mientras que Gimeno Sacristán lo fue por otro catedrático del mismo departamento, Ángel Pérez Gómez. Los nombramientos constituyeron un acto más del I Congreso Internacional sobre la Profesión Docente, que reúne estos días en Málaga a más de 400 expertos.

Los nuevos honoris agradecieron en sus discursos la distinción otorgada por la Universidad de Málaga, de la que se dijeron sentirse “muy orgullosos”. Maturana improvisó un discurso en el que disertó sobre la amorosidad como rasgo biológico, junto con el lenguaje como rasgo cultural. Por su parte, Gimeno hizo un repaso de su trayectoria profesional, recalcó su compromiso con el discurso pedagógico y realizó algunas críticas contra el sistema educativo actual, para el que aconsejó una revisión de la profesión docente.

Discurso de la rectora

La rectora destacó en su discurso el hecho de que la UMA acoja como Doctores Honoris Causa a sus dos primeros pedagogos, “a dos hombres que han dedicado su vida a enseñar a los que van a enseñar”. “Hoy la Universidad de Málaga no solo recibe a dos grandes iconos de la ciencia de la educación; también a dos intelectuales que vieron antes que otros la necesidad de un cambio, con sus dosis de idealismo y de pragmatismo”, añadió.

A su juicio, ninguno de los dos “quiso ser guía de nadie. Al contrario, aspiraron a enseñar al alumno a elegir su propio camino; desde la libertad y la responsabilidad. (…) No concibieron la educación como el mero seguidismo de un maestro, porque enseñar no es solo transferir conocimientos ni aprender, a su vez, tampoco es repetir la lección dada. Hay que experimentar, comprobar y construir para cambiar y mejorar”.

Continuó su argumento la rectora diciendo que “enseñar es conseguir que el propio alumno se convierta en artífice de su formación con la ayuda del que le enseña”.

Historia


En este sentido, precisó que el profesor Gimeno “hizo historia en los años setenta precisamente por su ruptura con la ancestral tradición escolástica. Supo ver el signo de los tiempos al creer necesario concebir la didáctica como ciencia de la enseñanza y atribuirle, en consecuencia, cientificidad”.

“Para ello –continuó- se pegó al asfalto, al día a día; repitió una y otra vez que un pedagogo es un hombre de mundo y no un inculto bien informado. Porque Gimeno lo canaliza todo hacia la educación. Para él solo desde la educación, desde el conocimiento, será posible un ser humano nuevo. Precisamente más humano en cuanto comprometido con la ética como preocupación por los demás”.

En cuanto a Humberto Maturana, la rectora recordó un vínculo que le une personalmente con el eminente biólogo y pedagogo al señalar que “el profesor Maturana y yo tuvimos un antecedente común en nuestra trayectoria investigadora en Neurobiología: él abarcó casi todo el horizonte cognitivo hasta casi acariciar el Nobel. Y a mí, entre las pequeñas satisfacciones que me ha deparado la vida académica, está hoy la de imponerle el birrete de honor”.

El profesor Maturana –prosiguió Adelaida de la Calle- ha dedicado gran parte de su vida a unir Neurobiología y Filosofía para construir Pedagogía. Una suma afortunada que viene estudiando desde el Instituto de Formación Matríztica, revolucionario laboratorio dedicado a generar espacios de conversación sobre el habitar humano”.

Según la rectora, “con él hemos vuelto a descubrir que enseñar es compartir el aprendizaje, compartirlo de manera cooperativa con los demás. Concluyó su discurso diciendo que los

dos nuevos honoris causa de la UMA “han contribuido con sus aportaciones a añadir nuevas formas en el difícil arte de enseñar”.

Padrinos


El catedrático de Didáctica Escolar, Miguel López Melero, expresó en su Laudatio su satisfacción por apadrinar a Humberto Maturana: “Jamás en mi niñez podría imaginarme como padrino de un profesor de la talla humana, intelectual y científica del profesor Maturana”, expresó, al tiempo que enumeró las razones que llevaron a su departamento a aprobar este nombramiento: sus aportaciones en el campo de la Biología, su compromiso con la educación, su vinculación con el mundo de los valores, la justicia social y la equidad y, por último, su vinculación con Málaga”.

“Pocos son los hombres que han escrito con mayor propiedad que él acerca de lo que es un ser vivo; ello le ha permitido un análisis pragmático de la comunicación y del lenguaje e interpretar la cognición no como conocimiento de un mundo objetivo externo que existe como algo independiente del ser humano, sino como un acoplamiento estructural coherente del sistema viviente a su nicho ecológico”, señaló.

Para López Melero, el doctor Maturana “ha ampliado desde la Biología la comprensión de lo humano, por lo que su teoría biológica del conocimiento y su análisis de la organización de los seres vivos constituyen un todo coherente con su filosofía de libertad y de compromiso en pro de los Derechos Humanos”.

El profesor López Melero añadió que el pensamiento de Maturana “es un canto permanente a reorientar la política social actual en aras de mejorar las condiciones de calidad de vida de las personas para lograr la convivencia democrática a través de la libertad y la equidad”, razones más que de sobra para que reciba el reconocimiento de la UMA este hombre “libre y feliz”.

Por su parte, Ángel Pérez, catedrático a su vez del Departamento de Didáctica Escolar, asumió la defensa del doctorando Gimeno Sacristán a la gran influencia de éste en el pensamiento pedagógico español. “En primer lugar –citó- por su esfuerzo incansable por modernizar la cultura pedagógica española, abrir las preocupaciones, los interrogantes y las nuevas y plurales corrientes que impulsaban la pedagogía fuera de nuestras fronteras”.

En segundo lugar, destacó “su compromiso intenso y permanente con la política educativa de nuestro convulso país mediante su esfuerzo por influir en la opinión pública, en los medios de comunicación y por medio de su colaboración con las autoridades de las diferentes administraciones que plantean políticas de innovación, justicia social y progreso”.

Por último, Pérez alabó su proyección intelectual y académica en el ámbito español y latinoamericano. “Creo poder afirmar sin riesgo que el profesor Gimeno Sacristán es uno de los autores en lengua castellana sobre pedagogía y Ciencias de la Educación más influyente de las dos últimas décadas del siglo XX y de lo que llevamos del siglo XXI”, concluyó.

Pequeñas biografías


Humberto Maturana nació en Santiago de Chile en 1928. Estudió Medicina y Biología e investigó los sistemas biológicos perceptivos de distintos animales y el procesamiento de la información en el cerebro y en la neurofisiología de los procesos cognitivos. Es reconocido mundialmente por su investigación biológica en neurofisiología y neuroanatomía, en el estudio de la percepción y el entendimiento de la biología del conocer y del amor.

En 1965 fundó el Instituto de Ciencias y la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile. Doctor Honoris Causa por la Universidad Libre de Bruselas y por la Universidad de Chile, también posee el Premio Nacional de Ciencias de este país.

José Gimeno, por su parte, nació en 1947 en un pueblo de Teruel. Estudió Magisterio y Pedagogía. En su día fue el catedrático más joven de la especialidad de Didáctica. Colaborador de distintas administraciones públicas y participó en las principales leyes que han rotulado el devenir de la educación española de los últimos 30 años: La LODE, la LRU y, sobre todo, la Logse.

Imagen 6.png

Profe10. Organizadores

logo organizadores


PUBLICADO POR TELEPRENSA. PERIÓDICO DIGITAL DE MÁLAGA


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada